Monday, September 12, 2005

La Escuela de padres


La educación, como proceso que se realiza y verifica íntimamente ligada a la vida y existencia humana y, por vía de consecuencia, unido a cada uno / a de nosotros; se cumple día por día, semana por semana, mes por mes, año por año y durante todo el tiempo que el ser humano permanezca individual y colectivamente en la vida.

Desde el mismo instante en que la madre concibe, en su vientre, el hijo / a, se inicia el proceso de la educación ya que, recibe influencias provenientes del ambiente que le rodea que, poco a poco le van formando y transformando, de acuerdo con el tipo, grado y calidad de esas influencias.

Cuando el niño o la niña nace, el ambiente continúa moldeándolo / a; porque sigue recibiendo su educación en virtud del influjo que sobre él o ella, ejercen las fuerzas y factores que constituyen y definen el mundo o circunstancia que le rodea. Pero, quienes primero ejercen esas influencias educadoras sobre él o ella, son la madre, el padre y luego siguen los demás miembros de la familia. En ese mismo orden continúan la comunidad y la sociedad con todas sus instituciones y poderes.

Desde este punto de vista, la educación se concibe como una necesidad de tipo social, la cual debe y tiene que ser satisfecha por la sociedad a la que pertenecen tanto los / as niños / as, como los / as adolescentes, la juventud y sus integrantes adultos. Para eso es que ha surgido la escuela como órgano social encargado de continuar la labor educativa iniciada por la familia, a través de padres y madres; sin embargo, la escuela sola no puede cumplir, a cabalidad, esa misión de educar a los/as descendientes de la sociedad que corresponden a las etapas de la niñez, la adolescentes y la juventud. Todo esto requiere que los padres y las madres continúen al lado de la escuela, conscientes de que la tarea de educar sistemáticamente, es tanto de ellos y ellas como de la escuela.

Para que los padres y las madres estén en aptitud de participar con eficiencia, en la labor de educar a sus hijos e hijas en unión a los/as maestros/as en la escuela, se necesita que estén capacitados y debidamente entrenados en lo que se refiere a la búsqueda de solución a los problemas que se relacionan con el quehacer educativo. Teniendo presente esa necesidad, la Secretaría de Estado de Educación ha decidido organizar y poner en funcionamiento, en cada centro educativo del País, un espacio que hemos llamando “ESCUELA DE PADRES Y MADRES”.

Es posible que para muchos de ustedes, al hablarles de “Escuela de Padres y Madres”, les resulte algo nuevo de lo que antes nadie más les habían ofrecido informaciones, que les condujera a comprender de lo que se trata, y para refrescarles la memoria a los que ya antes la habían conocido, conviene que formulemos una pregunta y que, a la vez, les ofrezcamos una respuesta que sea lo mas clarificadora posible: ¿Qué es una “Escuela de padres y Madres?

Para dar respuesta a esta pregunta, de modo que resulte clarificadora, debemos pensar en el centro educativo donde los/as niños/as, adolescentes y jóvenes realizan su aprendizaje bajo la orientación y conducencia del o la director/a y los/as maestros/as..

La “Escuela de Padres y Madres” se puede definir y caracterizar como una herramienta de carácter formativo, mediante la cual se busca posibilitar el fortalecimiento de las Asociaciones de Padres, Madres, Tutores y Amigos de los centros Educativos.

En otras palabras, en el que ella representa un espacio de aprendizaje, de reflexión colectiva e intercambios de experiencias entre los padres y las madres de los y las estudiantes del centro educativo, con lo que se busca alcanzar la capacidad de mejorar la gestión educativa en el centro correspondiente.

Es un espacio educativo en el que periódicamente, los padres y las madres, se reúnen para compartir ideas, propósitos, experiencias y realizar actividades en busca de solución a los problemas del centro, bajo el interés de contribuir, de ese modo colectivo, con el mejoramientos y elevación de la calidad del servicio educativo que ahí se ofrece y de armonizar las relaciones entre la escuela, la familia y la comunidad.

Ella constituye un aparte dentro del centro educativo, donde los Padres y las Madres se reúnen periódicamente, para tratar temas que sean de interés para el grupo, establecer estrategias educativas relacionadas con el aprendizaje de los/as estudiantes; así como con los problemas del centro educativo y sus vínculos con la comunidad.

Ya que sabemos, por definición, lo que es una “Escuela de Padres y Madres”, conviene ahora que nos preocupemos por establecer ¿Cuál es la importancia que tiene la “Escuela de Padres y Madres”? o bien, ¿Cuáles beneficios para la educación de los/as niños/as, y para todos los integrantes de la comunidad educativa, ella puede reportar?

Pues bien, si tomamos en cuenta que el propósito de la “Escuela de Padres y Madres” es conducir hacia la sensibilización de los padres y las madres en relación con la valoración del centro educativo como el ambiente donde se desarrollan sus hijos e hijas, eso refleja una gran importancia que se traduce en beneficios significativos tanto para estudiantes, maestros/as, el centro educativo mismo, la familia y la comunidad.

Pero, además, el propósito de la “Escuela de Padres y Madres” invita a los padres y a las madres hacia el conocimiento y la valorización de la labor que los/as maestros/as realizan con sus hijos e hijas y de ese modo, promover una actitud de solidaridad y respeto entre las familias y el centro educativo, eso representa un significativo aporte que, necesariamente, habrá de traducirse en resultados que propenderán a beneficiar sensible y claramente a la comunidad educativa en general.

Los beneficios que la “Escuela de Padres y Madres” puede y tiene que reportar a favor de la gestión educativa, representan el reflejo de la gran importancia que ella tiene para la labor que en los centros educativos se realiza, los cuales se concretizan y se hacen visibles en las ideas que a continuación enunciamos:

Ø Los/as estudiantes habrán de recibir un apoyo mayor de parte de sus familiares debido a que, por medio de la “Escuela de Padres y Madres” estos obtendrán un conocimiento mayor y mas claro del ambiente físico, social, emocional y pedagógico en el que sus hijos e hijas interactúan y se desarrollan.
Ø En razón a los nuevos aprendizajes que los padres y madres habrán de obtener por medio de la “Escuela de Padres y Madres,” eso contribuirá a que las familias tengan mayor conocimientos respecto de sus derechos y deberes en relación con sus hijos e hijas en el centro educativo y, por tanto, ellos y ellas, se sentirán mas protegidos en su papel de estudiantes.
Ø Debido a que, por medio de la “Escuela de Padres y Madres” los participantes, que, son los padres y las madres, llegan a comprender mas y mejor el currículo, así como los proyectos, planes y programas que sus hijos e hijas siguen y desarrollan en el centro educativo, eso contribuirá a que la familia asuma un rol de mayor compromiso frente al desarrollo integral de ellos y ellas.
Ø Además, la “Escuela de Padres y Madres”, al conducir a que los padres y las madres comprendan mas y mejor a sus hijos e hijas, está ayudando, de ese modo, a que en los/as estudiantes se eleve significativamente la autoestima, así como el espíritu de confianza en sí mismos y en los demás.
Ø Como la “Escuela de Padres y Madres”, fomenta, clarifica y amplia la capacidad valorativa de los padres y las madres respecto a los/as docentes y del trabajo de estos/as, eso habrá de provocar que ambos/as (padres y madres, maestros y maestras) asuman, por igual, actitudes solidarias y de cooperación de la familia hacia la escuela y de esta hacia la familia.
Ø La “Escuela de Padres y Madres” constituye una herramienta que tiene una importancia de primera magnitud para la Dirección del Centro Educativo, la cual se pone de manifiesto a través de los beneficios que habrá de reportar en apoyo a la misión de dirigir, por cuanto le ayuda y le da facilidad en la labor de organizar la escuela.
Ø También apoya la dirección del centro educativo en su empeño por granjearse la solidaridad y la cooperación de las familias en beneficio de la labor que ahí se realiza con los y las estudiantes.
Ø En ese mismo orden, la “Escuela de Padres y Madres” es un instrumento de mucha utilidad para la estructura del centro escolar y de gran significación para la labor educativa, por cuanto está dotada de la capacidad para promover en los padres y las madres, una verdadera cultura de mantenimiento e higiene escolar, la cual se manifiesta en el cuidado del patrimonio físico escolar como muebles, pupitres, laboratorios, útiles escolares, etc. con lo que se garantiza el confort y se le brinda seguridad a la vida de los/as estudiantes.
Ø Puesto que, mediante el accionar de la “Escuela de Padres y Madres,” se mejora sustancialmente la calidad del servicio que las asociaciones de Padres y Madres pueden ofrecer, eso se traducirá en un beneficio significativo a favor de la gestión democrática del centro escolar.
Ø De igual manera, la importancia de la “Escuela de Padres y Madres, se pone de relieve, a través de su contribución efectiva, en el fortalecimiento de los lazos psicológicos y afectivos que deben existir entre los miembros de la familia, así como en la ayuda que proporciona para el conocimiento de las dificultades que hijos e hijas enfrentan durante el proceso de su aprendizaje.
Ø Otra importancia de la “Escuela de Padres y Madres” radica en hecho de que es una puerta abierta de invitación a los padres y las madres, en el sentido de que se capaciten mas y mejor para que su participación a través de la Asociación de Padres, Madres, Tutores y Amigos del Centro Educativo, sea cada vez más efectiva y eficiente.
Ø Por medio de la “Escuela de Padres y Madres” se promueven y fortalecen las relaciones entre escuela-comunidad y entre comunidad-escuela con lo cual se favorece el mejoramiento de la conducta ciudadana y comunitaria de niños, niñas, adolescentes y jóvenes de ambos sexos.
Ø De igual manera, mediante la labor que la “Escuela de Padres y Madres” realice, se promueve el espíritu de solidaridad en los jóvenes, niños y niñas en apoyo a los trabajos comunitarios y en la búsqueda de mecanismos de prevención frente al consumo de sustancias tóxicas y en respaldo de acciones encaminadas hacia el control de la delincuencia y disminución de la violencia en el hogar, la escuela y la comunidad.
Ø Y, además, a través de la “Escuela de Padres y Madres” se fortalece la autoestima entre los integrantes de la comunidad, gracias a la capacitación que ahí reciben, por lo cual, el centro educativo se aboca a transformarse en el eje integrador de las acciones que habrán de impulsar el desarrollo comunitario.

Todas las ideas que acabamos de enunciar y de otras a las que no hemos dado cabida aquí, representan un reflejo con suficientes signos de claridad, que acusan y explican la gran importancia y la indiscutible significación que la “Escuela de Padres y Madres” tiene en beneficio de los/as estudiantes, los/as maestros/as, la Dirección del centro educativo, la familia y de la comunidad en general.

Es en virtud a lo que hasta ahora hemos dicho, que nos estamos inclinando reverentes ante todos los presentes, en el sentido de invitarles para que asuman el papel de promotores activos y dinámicos, a favor de la “Escuela de Padres y Madres,” que, desde ya, habrá de funcionar en cada centro educativo del País. Con esa contribución que ustedes hagan a favor del funcionamiento de este instrumento para el fortalecimiento de la labor educativa que el centro escolar correspondiente realiza, estarán aportando el granito de arena necesario para impulsar el desarrollo nacional.